Remueven a director de penal de Cuautitlán; CNDH advirtó a Edoméx de grupos de poder en cárceles

 

El director del  Centro Penitenciario y Reinserción Social  (Cereso) de Cuautitlán México fue destituido, luego que elementos de la Secretaría de Seguridad del Estado de México  tras una revisión en dormitorios de reos  encontraron 446 envoltorios de hierba verde con características propias de la marihuana con un peso aproximado de un gramo cada uno; 60 envoltorios de una sustancia color blanco en forma  de piedra, 16 envoltorios de un cuarto de gramo de la misma sustancia; 16 gurbias; 16 radios de música; 14 cargadores para teléfonos celulares.

En la revisión también practicada a los mil 193 internos, se detectaron 10 paquetes con hierba verde y seca con apariencia de marihuana; nueve bocinas de audio;  ocho teléfonos celulares;  siete fragmentos de metal con punta de diferentes tamaños; siete dispositivos de manos libres para teléfonos celulares;  seis perfumes diversos; cuatro pipas para fumar; una lámpara de luz;  un cautín para soldar; un rollo de cinta canela; una botella que contenía un litro de líquido fermentado; un desarmador y unas tijeras de punta.

La revisión  se efectuó a un día que la Comisión Nacional de Derechos Humanos  (CNDH) emitió al gobierno mexiquense  la Recomendación M-6/2017 en donde señaló  las irregularidades de nueve cárceles  estatales ubicadas en Ecatepec , Nezahualcóyotl,  Almoloya de Juárez, Chalco, Cuautitlán Izcalli, Otumba , Tlalnepantla de Baz, Chalco, y Texcoco, ya que  presentan sobrepoblación, lo que además genera condiciones de hacinamiento, situación que afecta la calidad de vida de las personas privadas de la libertad, en menoscabo del respeto a la dignidad humana y constituyen una forma de maltrato, debido a que el espacio vital y los servicios son insuficientes, lo que también agudiza los conflictos interpersonales que pueden derivar en riñas y otros eventos violentos.

Específicamente en Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl y Tlalnepantla de Baz, se obtuvo información sobre la existencia de grupos de poder que ejercen control sobre otros reclusos, además de realizar diversas actividades propias de las autoridades en estos establecimientos, condiciones de autogobierno  que favorecen toda clase de abusos por parte de los grupos de poder que ejercen el control de los establecimientos, lo que genera un ambiente de violencia al interior de los centros, extorsión, tráfico de sustancias prohibidas y cobro por privilegios y tratos especiales para algunos internos. Los cobros, propician corrupción en la que pueden participar internos y servidores públicos para obtener beneficios económicos a costa de las necesidades de los demás reclusos,  expuso la CNDH.

En el  penal de Cuautitlán,  se aseguraron 632 objetos, entre probable droga, aparatos electrónicos y de comunicación, así como metales punzocortantes, entre otros, los cuales fueron puestos a disposición del Ministerio Público de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), para que determine la situación jurídica de los imputables y el destino de los bienes y droga asegurados.

José Benjamín Nava Téllez fue nombrado nuevo director de penal Cuautitlán-México.