“La Troje”, monumento histórico nacional

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) declaró como Monumento Histórico Nacional la hacienda La Troje, que data del siglo XVIII y forma parte de la herencia cultural de Cuautitlán Izcalli que dejó la época en transición entre el gobierno novohispano y el México Independiente.

La titular de Desarrollo Humano de Cuautitlán Izcalli, Arlene Ramírez Uresti, destacó que de esta manera La Troje quedó inscrita en el Catálogo de Patrimonio Cultural Nacional, “en las páginas de la historia nacional, situación que no se había hecho en los 43 años de vida que tiene el municipio de Izcalli”. Es la primera vez que parte de su riqueza cultural es reconocida y elevada a este rango.

“Así como los Arcos de Tepojaco, los retablos de las iglesias de los 13 pueblos, el puente de Huilango, entre otros monumentos históricos, La Troje sólo estaba inventariada dentro del Patrimonio de los Bienes e Inmuebles”, destacó Ramírez Uresti al particularizar sobre el entorno cultural que hay en el Municipio.

Explicó que en abril inició el proceso de inscripción y hace un par de semanas el Gobierno Municipal recibió la notificación de incorporación de La Troje en el Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicas e Históricas del INAH con el folio 2HMO00006466 y fecha de 30 de septiembre de 2016, “con lo que el procedimiento quedó concluido y sólo se espera el protocolo oficial de colocación de placa”.

Desde abril pasado, peritos del INAH verificaron la parte estructural y arquitectónica de la hacienda La Troje, así como el contexto político, social y cultural en el que fue construido y el por qué se preservó así.

Al ser declarado Monumento Histórico Nacional, La Troje tendrá un tratamiento diferente tanto para su mantenimiento y eventual restauración, y en el uso que se le vaya a dar para la realización de eventos y toma de imagen, toda vez que estará regida bajo reglamentos del INAH.