Impacto comercial satura infraestructura en Arboledas

Gabriela Lima

El impacto comercial en Arboledas, “es brutal”. Sobre la avenida Jinetes, que abarca límites de los municipios Tlalnepantla y Atizapán,  el desarrollo comercial se extiende en terrenos que fueran de uso habitacional y hoy operan con giro comercial. Casas han sido habilitadas como comercios y oficinas. Otras, derribadas para construir edificios de hasta cinco niveles, algunos de ellos sin cajones de estacionamiento.

En los últimos tres años las explotación del uso comercial en esa zona ha transgredido la tranquilidad de los vecinos, quienes ante saturación de vialidades, impacto negativo en la seguridad y falta de estacionamiento de muchos comercios, buscan el cierre de sus calles para contrarrestar la consecuencia de la “vorágine comercial”.

El presidente de colonos de Arboledas, Román Rodríguez dijo que  “es brutal” el impacto urbano y comercial de la zona.  Hay casas que han sido derribas para construir edificios de hasta cinco niveles, sin que cuenten con los lugares de estacionamiento para cooptar a sus clientes. Tan sólo en avenida Jinetes 173, se realiza una edificación de cinco pisos sin estacionamiento. Estima que en los últimos tres años el cambio de vivienda a comercio ha sido en más de 40% de los terrenos.

Restaurantes, farmacias, consultorios, panaderías, gimnasios, bancos, tiendas de conveniencia, edificios para oficinas, pequeñas plazas comerciales, laboratorios, salones de fiesta, nuevas escuelas, y lavado de autos son algunos de los giros comerciales que han sobresaturado las vialidades en la zona. Pocas son las casas-habitación que quedan sobre avenida Jinetes.

Las rentas son tan elevadas que un edificio y varios comercios  no han sido ocupados por su sobre valor. Sin embargo, inversionistas sigues apostando a la construcción de comercios. Actualmente se construyen cinco edificios sobre esa vialidad y hay más de dos terrenos donde se derribaron viviendas, temiendo los colonos se edifiquen grandes y altas construcciones. Las edificaciones comerciales han invadido calles que no tienen uso comercial como Parque de los Niños, Ruiseñor y avenida de la Glorieta, entre otras.

Impacto comercial satura infraestructura en Arboledas
Gabriela Lima
El impacto comercial en Arboledas, “es brutal”. Sobre la avenida Jinetes, que abarca límites de los
municipios Tlalnepantla y A”zapán, el desarrollo comercial se ex”ende en terrenos que fueran de
uso habitacional y hoy operan con giro comercial. Casas han sido habilitadas como comercios y
o)cinas. Otras, derribadas para construir edi)cios de hasta cinco niveles, algunos de ellos sin
cajones de estacionamiento.
En los úl”mos tres años las explotación del uso comercial en esa zona ha transgredido la
tranquilidad de los vecinos, quienesante saturación de vialidades, impacto nega”vo en la
seguridad y falta de estacionamiento de muchos comercios, buscan el cierre de sus calles para
contrarrestar la consecuencia de la “voráginecomercial”.
El presidente de colonos de Arboledas, Román Rodríguez dijo que “es brutal” el impacto urbano y
comercial de la zona. Hay casas que han sido derribas para construir edi)cios de hasta cinco
niveles, sin que cuenten con los lugares de estacionamiento para cooptar a sus clientes. Tan sólo
en avenida Jinetes 173, se realiza una edi)cación de cinco pisos sin estacionamiento. Es”ma que
en los úl”mos tres años el cambio de vivienda a comercio ha sido enmás de 40% de los terrenos.
Restaurantes, farmacias, consultorios, panaderías, gimnasios, bancos, “endas de conveniencia,
edi)cios para o)cinas, pequeñas plazas comerciales, laboratorios, salones de )esta, nuevas
escuelas, y lavado de autos son algunos de los giros comerciales que han sobresaturado las
vialidades en la zona. Pocas son las casas-habitación que quedan sobre avenida Jinetes.
Las rentas son tan elevadas que un edi)cio y varios comercios no han sido ocupados por su sobre
valor.Sin embargo, inversionistas sigues apostando a la construcción de comercios. Actualmente se
construyen cinco edi)cios sobre esa vialidad y haymás de dos terrenos donde se derribaron
viviendas, temiendo los colonos se edi)quen grandes y altas construcciones. Las edi)caciones
comerciales han invadido calles que no “enen uso comercial como Parque de los Niños, Ruiseñor y
avenida de la Glorieta, entre otras