Engorroso y costoso, trasladarse al DF

El 30% de los habitantes del Estado de México que utilizan el transporte público en los municipios del Valle de México para trasladarse a la Ciudad de México, gasta un salario mínimo o más para ir y venir de su hogar.

La mala planeación en el servicio de transporte público en la entidad mexiquense y la distribución desigual de la cobertura de las rutas, obliga a los usuarios a múltiples cambios de vehículos con impactos adversos en tiempos de recorrido y costos.

Hay serias complicaciones para trasladarse de los municipios conurbados al DF, señala un estudio elaborado por Dinamia, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) y el Poder del Consumidor, en el cual se establece que 39% de los encuestados utilizan cuatro o más transportes diferentes para poder llegar a la Ciudad de México; mientras que 32% ocupan dos rutas para desplazarse.

En cuanto a tiempos de desplazamiento, 43% de los entrevistados usan automóvil cuando viajan al DF y ocupa entre 31 minutos y una hora para llegar a su destino, mientras quienes usan transporte público tardan entre 1:01 hora y 2 horas en trasladarse; 20% de los usuarios emplean hasta 3 horas y 8% refirió que ocupa más de 3 horas en desplazarse.

La falta de una política pública con visión metropolitana que se sustente en ofertar un transporte público cómodo, barato y expedito, favorece al desmesurado crecimiento del parque vehicular que se expresa en la entrada en circulación de más 250 mil automóviles nuevos al año en la zona metropolitana del Valle de México, indica el estudio.

Ello, representa deterioro en la calidad de vida de los habitantes y problemas de salud por la mala calidad de aire, siendo los automóviles los principales emisores de contaminantes, aseveran las organizaciones evaluadores del transporte en la entidad mexiquense, quienes calificaron de “falsas soluciones” la construcción de segundos pisos.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) señala que deficiencias en movilidad metropolitana provoca pérdidas de 3.3 millones de horas/hombre al día, lo cual se traduce en valor de tiempo a 33 millones de pesos perdidos por congestionamientos.