De tópicos, tópicas y otras cosas…

Se celebró el 05 de febrero el 99° aniversario de la Promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos 1917. A un año del centenario se inició una revisión y reflexión acerca del contenido y estructura de la norma fundamental.

El 01 de febrero la Cámara de Diputados dio inicio al segundo periodo ordinario de sesiones además de realizar un evento conmemorativo. En este evento, el diputado César Camacho Quiroz señaló que la Constitución no es sólo un documento jurídico, sino que es además un documento que contiene aspiraciones, principios y valores que destacan por encima de banderas partidarias y coyunturas democráticas.

Aunque es cierto que la Constitución tiene las características antes mencionadas, también no es menos cierto que todo lo regulado en este documento no es conocido a cabalidad por la población, ni por los gobernantes convirtiéndose esto en un obstáculo para que esta norma sea un documento que tenga utilidad en sociedad.

En cuanto  la utilidad de las normas, considero importante mencionar el tema de la justicia cotidiana,  que se ha quedado rezagado en la agenda de las autoridades. Aunque se tiene un diagnóstico acerca de los problemas jurídicos más recurrentes de los mexicanos tanto en su esfera familiar como en su persona, aún no se han visto acciones concretas en este rubro. En forma general podemos decir que estos problemas se distinguen por ser de difícil solución al tener procedimientos muy largos y burocráticos, traduciéndose esto en una ineficaz gestión de los problemas jurídicos. La justicia cotidiana tiene como propósito utilizar nuevas herramientas y mecanismo que atiendan el  con el núcleo del problema para una mejor solución y acceso a la justicia.

Volviendo a la Constitución quiero mencionar que se realizó un panel que se tituló “México ante el Centenario de la Constitución”. En este acto estuvieron el Dr. Francisco Valdés Ugalde, Director de FLACSO; el Dr. Pedro Salazar Ugarte, del IIJ de la UNAM; y el Dr. Diego Valadés, Director del Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional.

El Dr. Diego Valadés hizo comentarios muy importantes en este panel. Mencionó que para el centenario, la Constitución es un documento que atestigua nuestro pasado y presente, pero que también sirve como visión de futuro para las próximas generaciones. Además, comentó que el instituto que él representa y el Instituto de Investigaciones Jurídicas del UNAM, proponían que para el centenario, la Constitución sea reordenada por medio de la creación de nuevos capítulos y títulos que fueran acomodando el contenido vigente de la Carta Magna con el fin de sistematizarla.

Por otro lado sugirió la creación de una Ley de Desarrollo Constitucional, que descargaría el texto constitucional para que por medio de esta ley se pudiera reglamentar de mejor forma los preceptos constitucionales. Esta ley estaría por debajo de la Constitución, pero arriba de las leyes ordinarias y requeriría de un quórum de 2/3 partes de los miembros de cada Cámara: Con esto se evitaría modificar y remendar la Constitución, teniendo con ello un texto constitucional más estable.

Finalmente, con esto se trata de que la Constitución en su centenario sea una norma, estable, honesta y clara; y con ello sea un documento útil para la población y las autoridades.